miércoles, 18 de abril de 2012

EN NOMBRE DE LOS AUSENTES

En 1980 el grupo terrorista Sendero Luminoso desató el capítulo más sangriento de toda nuestra historia Republicana. Resulta complicado tratar de referir el dolor en cifras; sin embargo, se sabe que el balance al final de la guerra arrojó más de 69 mil muertos y desaparecidos en manos de grupos terroristas o agentes del Estado. El 79% provenia de las zonas rurales más pobres del país. En su mayoría quechuahablantes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada