jueves, 10 de mayo de 2012

CORRERIAS: CONQUISTA A PUNTO DE HIERRO, FUEGO Y GRIPE

Un testimonio del cruel exterminio


La mayoría de los indios de la región amazónica utilizaba el caucho y siringa para producir objetos. El uso tradicional de esas materias primas y la ocupación de vastas regiones de la Amazonía para su extracción modificaron radicalmente la forma de vida de las poblaciones nativas.
Los pueblos indígenas sufrieron el efecto de las "correrías" (incursiones violentas, de  destrucción y pillaje) promovidas por patrones involucrados en la explotación de siringa y caucho para destruir caserios y desplazar a los indios hacia lugares distantes donde había concentración de estos árboles. Estas expediciones armadas eran justificadas con discursos que presentaban a los indios como "salvajes", "fieras" y "paganos", y que mostraban a los siringueros y caucheros como la única forma de "garantizar la seguridad".
Atrocidades fueron cometidas por caucheros también en otras regiones de la Amazonía. Aquí, los indios encadenados en el río Putumayo en la frontera del Perú con Colombia (Foto: W. Hardenburg, 1912).



Escena de un ataque, según el testimonio del  padre francés Constant Tastevin (1925).


El Testimonio

"Nada más fácil que querer acabar con una tribu incomoda: por la noche, mientras todos dormían en paz, se reunieron 30 y 50 hombres armados cerca de una maloca en forma de una colmena de abejas. Cada uno llevaba carabinas de repetición y un centenar de balas. Al nacer el sol, a la hora que los indios se levantan para hacer la primera comida y los preparativos para la caza, un grito ordenó a los asaltantes abrir fuego todos al mismo tiempo.
Muy pocos de los indígenas sitiados consiguieron escapar: mujeres y niños que podían ser capturados vivos fueron atrapados; pero no se les perdonó la vida a quienes se mostraban indomables y sin miedo. Los más aguerridos ejecutores de esas correrías resultaron ser peruanos semicivilizados de la región de Ucayali, interesados en la riqueza de los árboles de goma (Castilloa ellastica). Para ellos, un indio no era más que un ser irracional que podía ser muerto como un mono".




1 comentario:

  1. Exacto, ya había leído fragmentos de esto en Historia del Perú Contemporánea de Carlos Contreras. Hubieron instituciones internacionales con una pisca de humanidad que trataron de detener esto, llegaron al Perú mas no a la amazonia, al creer que este incidente era "falso" pues lo dejaron de lado.
    Esta masacre no se detuvo hasta que el caucho por así decirlo "paso de moda". Realmente abominante.

    ResponderEliminar