jueves, 10 de mayo de 2012

EL ULTIMO REFUGIO

Una caída y los primeros esfuerzos de supervivencia  

Los siringales se extendían solamente en regiones donde crecían naturalmente los árboles de caucho. El límite de los siringales coinciden con el área donde luego se establecería la línea fronteriza entre Brasil y Perú. En la cabeceras de los ríos no abundan los árboles del caucho, por lo cual en esas zonas no se explotó el caucho, o su explotación fue mínima. Es por ello que cuando acabó la era del caucho la región de las cabeceras de los ríos se convirtió en un refugio para varios pueblos indígenas.

Al ir remontando el curso de los ríos, la actividad del caucho fue exterminando a los indios en su camino. Por esa razón fue preciso traer mano de obra del Nordeste brasileño para ampliar la producción del caucho en los siringales.
A partir de la década de 1910, que fue cuando los precios de goma cayeron en el mercado internacional, se hizo necesario diversificar la economía de los siringales para producir alimentos que antes eran importados. Con este fin, las empresas caucheras incorporaron a los indios como mano de obra diversificada. Y fue gracias a la caída del precio de la goma en el mercado internacional que varios grupos indígenas pudieron sobrevivir en la Amazonía occidental.

Grupo de indios peruanos "Campas", en la desembocadura del río Breu. Trabajaban allí con un brasileño oriundo de Bahía llamado Candido Ferreira Baptista, a quien se ve en la parte superior derecha de la foto.


 Indios Kashinawa en Cupichaua, en las proximidades de la Revisión Shiringuera en el alto río Jordán (1924).


El teniente Coronel Amaury Sadock de Freitas, el mayor Manuel Zárate, ayudante de la comisión, dirigió un grupo que en 1923 trabajó en el paralelo 10º S, al oeste del río Envira. Felizardo aparece agachado y más atrás, en el extremo derecho, dos Kashinawas. 



Indígenas Yaminawa y Amawaka en el caserio Mararó en el río Amoacas, actual río Huamitá, a lado de indígenas que hicieron de guías en una expedición del SPILTN (1912).













No hay comentarios:

Publicar un comentario