jueves, 10 de mayo de 2012

LAS VENAS ABIERTAS


Dos rivales: malocas vs. explotación



La explotación ilegal de madera en el lado peruano de la frontera ha invadido reservas territoriales de indígenas aislados, territorios de comunidades indígenas y áreas de conservación. Esto ha dado como resultado la migración de aislados hacía tierras de indígenas en el Estado de Acre. Una nueva amenaza para los aislados y comunidades de esta región fronteriza será el inicio de la prospección y exploración de petróleo y gas.

En el estado de Acre, por efecto de las acciones de los gobiernos federal y estatal en los últimos 30 años se ha creado un mosaico continuo de 29 territorios indígenas y 17 áreas de conservación, que totalizan casi 8 millones de hectáreas. En el lado peruano se presenta un mosaico continuo de bosques, formado por reservas territoriales destinados a la protección de indígenas aislados, un parque nacional y una reserva comunal, que suman 4,2 millones de hectáreas. Sin embargo, el gobierno peruano está promoviendo concesiones de grandes extensiones de bosques a empresas madereras y petroleras que se encuentran superpuestas a las áreas protegidas.

Se hace cada vez más urgente la acción concertada de los gobiernos de Brasil y Perú, con la participación del Gobierno del estado de Acre, atreves de políticas de protección que aseguren la sobrevivencia de los pueblos aislados y la integridad de sus territorios, fortaleciendo el uso sostenible y la conservación de la inmensa biodiversidad de esa región fronteriza.

Ramal usado´por madereros peruanos para extraer caoba ilegal de la tierra indígena Kampa, del río Amonea. (Dic., 2004)

Maderera ilegal confiscada en expedición de la Policía Federal, en el río Amonea. (Dic., 2004)

En los últimos años, la extracción ilegal de madera en las reservas territoriales de Murunahua y Pashco-Piro y en el Parque Nacional del Alto Purús, en el lado peruano, ha obligado a grupos de aislados a migrar hacia tierras indígenas del Estado brasileño de Acre, donde han establecido sus malocas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario